Viva?

¿qué te pasa? ¿por qué estás así? ¿por qué decís esas cosas?

No sé, no sé nada.

Me preguntan porqué soy así, porqué reacciono de esta manera. Me preguntan porqué estoy deprimida, porqué estoy cada vez mas aplastada contra el suelo. Me dicen que tengo que dejar de ser tan dramática.
Paro de contar mis problemas… porque soy dramática, porque ellos no quieren saber, porque les molesta escucharme decir lo sola que me siento, lo triste que estoy. No pueden entender que me levanto todos los días como si tuviese que asistir a un funeral, no comprenden mi neutralidad, mi desgana para todo.

Me preguntan qué me pasó de chica, cómo me criaron, qué me hicieron para que yo odie la vida como la odio. Me dicen que a pesar de todo tengo que seguir adelante, caminar erguida y sin miedo, afrontando mis problemas.
Les digo que cómo hago eso si no sé siquiera cuál es mi problema. Siempre me sentí así, siempre tuve este vacío dentro mío. Desde que tengo noción ésta ausencia me atormenta. A veces puedo apaciguarla, a veces puedo hacer como si no existiese… pero dura unos pocos días, tal vez semanas (con suerte).

No, ya probé con ser optimista.
No, no es solamente una fase.
Decidí que ya no quiero luchar, no quiero saber qué será de mí dentro de unos años, eso no me preocupa, me tiene totalmente sin cuidado. No me interesa saber de nada, no quiero saber sobre la actualidad, no me importa cómo está mi familia, no me importa qué es de mis amigos. No me interesa nada, todo perdió sentido para mí… o tal vez nunca lo tuvo.

Hace días pienso en eso… en que no tengo recuerdo de haber tenido alguna vez en mi vida una pasión verdaderamente profunda.
Nunca nada me llenó, nunca nadie logró hacerme sentir como tanto esperé, nunca quise realmente cumplir una meta. Actué de acuerdo a lo común, hice lo que se suponía que debía hacer. Fui al colegio, estudié, hice muchísimas cosas entre ellas artes marciales, baile, canto, patín. Nunca nada de eso me hizo sentir suficiente, siempre me sentí torpe, ignorante, incapaz. Sí, sé que solo yo puedo cambiar eso, pero no quiero, no tengo ganas. No me importa esforzarme para lograr algo, no quiero mejorar, no quiero empeorar. Solo existo, respiro, me alimento. Existo para que la gente que me quiere no me moleste, para que crean que estoy bien, que voy tirando. Para que me dejen estar.

¿cómo sigo así? ¿hasta cuándo tendré que actuar?
Estoy cansada, las razones para existir se me acaban, pierden su fuerza. No quiero buscar otras, no quiero. No tengo miedo, no tengo amor, no tengo alegría ni tengo tristeza. No siento nada mas que este vacío insoportable que me consume. Lo siento en todo mi cuerpo latiendo cada vez mas fuerte, haciéndose denso y pesado. Siento cómo invade cada recoveco, tapa mis venas, cubre mis huesos, tensa todos mis músculos. Ya no quiero luchar contra él, no quiero hacerle frente, quiero que me apague lo mas pronto posible. Quiero que se apure y me aniquile, quiero que por fin termine de dominarme y poder ser libre, poder dormir y descansar por siempre.

Me voy

Una gota. Dos gotas. Tres gotas. Cuatro gotas.

Agito fuertemente el frasco, treinta y seis gotas caen atravesando el agua templada. Las conté una a una.

Tomo el vaso con mis manos temblorosas. Me siento en la cama, me pongo los auriculares y de un solo trago me bebo todo el líquido. El familiar sabor ácido invade mi boca. Pongo mi lista de reproducción creada especialmente para la ocasión y me acuesto mirando el techo.
Es ahora cuando la tranquilidad, la paz absoluta comienza a invadirme, me dejo absolutamente a su merced.

Cierro mis ojos, siento cómo me alejo. Con vértigo, rápidamente, me voy.
Me voy. Me voy.
Me fui.

Ser

Escapar 

Lo único que reflejan mi mente y mi cuerpo es “escapar“.

Huir de esta sociedad banal, de la gente hipócrita, básica y consumista. Huir de la enferma rutina. Huir del estereotipo de persona “responsable” que sigue a la manada y se esclavizan estudiando solamente con el fin de conseguir un buen trabajo para luego seguir siendo esclavo (del capitalismo y del consumismo) y depender a pleno de ello. Estudiar años para conseguir una labor “profesional” y ser “alguien“. 

¿ser alguien? Ja ja ja
Ser. 

Es un término muy grande y significativo para gente pobre de alma

Yo seré alguien al irme. Seré toda, autentica. Hecha de mares, de atardeceres, de rocas, pastizales, ríos. Seré cuando mi cuerpo se sienta parte de la tierra que piso y mi corazón lata al ritmo de la naturaleza. Seré cuando deje completamente de lado esta sociedad, absurda y derrochadora, y aprenda a realmente valerme por mí misma. Tener un trabajo, un auto, un título, una casa… no son para mi propósitos de realización.

 Al contrario. Son ataduras. Son cadenas gruesas que te amarran sin que te enteres.

Lloré

Y entonces respiré de manera intermitente y lloré. 

Lloré como hacía mucho tiempo que no lloraba. Lloré por los últimos años contenidos. Lloré ruidosamente al principio, luego en silencio, pero con intensidad.

Lloré como un perro desolado a la luz de la luna en una noche fría y húmeda. Lloré primero con miedo y verguenza y luego con ganas y enojo. Dejé salir de mi interior todo aquello que me oprimia el pecho desde hacía tiempo… 

Cuando mis ojos dijeron basta busqué un libro al azar y comencé a leer. Invoqué nuevamente mi angustia profunda y la dejé manifestarse. Solo ahí comprendí lo mucho que me hacía falta llorar.

¿Y si eso realmente era amor?

¿Y si eso realmente era amor?


Me parecía tan absurdo que no lo pensé nunca antes. Pero ahora… ¿por qué siento como si flotara cada vez que te recuerdo?.

No quiero verte con esos ojos. No quiero pensar en vos de esa forma.


Nos reíamos, decíamos que lo nuestro era solo algo del momento, algo que pasaría rápido. Pero…¿realmente fue eso?.


No había forma alguna de que no estemos juntos. Tuvo que pasar así. Aseguramos que ninguno sentía nada fuerte por el otro, y si era así teníamos que evitarlo, hacer como si fuera una broma, un juego.

Pero ahora quiero más. Y sé que vos querés más. 

Me llamás, me mandás mensajes. 

Son dulces y nada inocentes  eso me asusta. Se supone que somos dos amigos que tuvieron un momento de ternura, algo que iba a ser pasajero. 


¿Es sensación mía? ¿puede ser que ninguno de los dos quiera alejarse?


Estoy segura de que todo sería mucho más fácil si ella no estuviera. Sé que la que llegó después soy yo. Sé que lo de ustedes es algo importante para vos… pero entonces ¿por qué me buscás?


No sos como todos los hombres, sos tierno, romántico, callado y divertido. ¿O sólo eras así cuando nos conocimos?.


No sos fiel, eso lo sabemos los dos. No sos fiel para nadie ni nada. 

No cumplís lo que prometés. Decís “Te amo” y después todo pasa, todo se aclara para vos. Yo me quedo perdida, sin saber qué hacer. Mientras vos asegurás tener todo bajo control. Decís que deberíamos dejarlo, ser amigos. Lo acepto. Estoy feliz, somos muy buenos amigos, hay alguna que otra escena de celos pero es normal, ¿no?


Podemos estar horas contándonos nuestros problemas, sabemos entendernos. 

Me desahogo, te explico por qué estoy tan callada, contenta o triste y me comprendés. Luego comenzas con tus juegos otra vez.

“Te quiero”

“No hay nadie como vos”

“Es mejor una jovencita de 18, tiene las mejores piernas”

¿Cuándo fue que se escapó tu lado romántico?


¿Porqué siento que nuestra amistad es imposible?, ¿porqué cada vez que estamos bien alguno de los dos lo arruina con sus votos de amor débiles y poco creíbles?.


¿Es que lo nuestro no tiene fin?


¿Es algo serio?

¿Cómo puedo creerte?. A ella, la mujer que me confesaste que es el amor de tu vida, la engañaste con migo. Y yo ¿por qué hice eso?, ¿por qué dejé que vos cambiaras mi forma de ser?, mis amigas me miran diferente. Ya no soy la misma.


Sé que estuvo mal y aún así cuando pienso en los momentos que pasé con vos no me arrepiento. Puedo ser la peor persona que exista pero… tus besos fueron los mejores. Tus abrazos me hicieron sentir cosas que sólo había sentido en mis sueños.

No puede ser así.


¿Por qué el amor nunca llega a mí y cuando lo hace es de ésta forma?


¿Puedo decir que realmente sea amor?


Tengo tantas preguntas que no puedo responderme y que dudo que algún otro pueda. Sólo él, sólo algunas.