Lloré

Y entonces respiré de manera intermitente y lloré. 

Lloré como hacía mucho tiempo que no lloraba. Lloré por los últimos años contenidos. Lloré ruidosamente al principio, luego en silencio, pero con intensidad.

Lloré como un perro desolado a la luz de la luna en una noche fría y húmeda. Lloré primero con miedo y verguenza y luego con ganas y enojo. Dejé salir de mi interior todo aquello que me oprimia el pecho desde hacía tiempo… 

Cuando mis ojos dijeron basta busqué un libro al azar y comencé a leer. Invoqué nuevamente mi angustia profunda y la dejé manifestarse. Solo ahí comprendí lo mucho que me hacía falta llorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s