Menea la mente

Future me

Hay momentos críticos donde veo mi futuro finito lenta y firmemente escurriéndose sobre una acera oscurísima, fría y solitaria, imagino mi debilidad ante la vida y proyecto fantasmas susurrantes en las paredes de mi mente sin siquiera poder girar mi cabeza a los lados. Olvido que tengo brazos que pueden hacer mas que entrelazarse mutuamente, olvido que mis piernas llegan mucho mas lejos que la puerta de mi casa. Envuelvo mis ojos en vendas negras tratando de cauterizar mi vista y protegerla del mundo cuando soy yo la que quema. Pero también hay momentos críticos donde veo mi futuro a través de una ventana luminosísima y grande, me siento ante la tibia mesa de madera y admiro los copos de nieve caer en la vereda a la vez que dejo mi mente fluir con el canto de algún violín dulce de la radio, abro mis brazos tiernos ante la gente y dejo mi corazón envuelto entre telas de algodón rosado a la merced del universo.

¿Es posible tanto extremismo? sí, claramente.

¿Es sano?

 

Anuncios
Menea la mente

Playa

Estoy en un fogón, a mi lado el amor me toma la mano suavemente y me abraza. El mar infinito se difumina con el cielo y distingo entre el azul inmaculado pequeñísimos puntos plateados. Recibo el viento salado y la cerveza. Soy un solo algo, miro las caras de los demás, no conozco a nadie. No sé sus nombres y sin embargo los siento parte de mí. Me siento de ellos.

Dicen que la música conecta, sin embargo, me doy cuenta de que nunca lo comprendí hasta ahora.

Hundo mis pies en la arena, cierro los ojos. Distingo sus lisos brazos a través del buzo. Miro su rostro anaranjado por el fuego. Es una noche ideal para que el mundo se detenga. Siento las manos que amo rozar mis pómulos, siento mi frente arder bajo un beso fugaz y cálido.

 

**********************

Me siento en la obligación de aclarar que estos textos que subo son bagajes que voy anotando mientras vivo. Puede que los entiendas o puede que no, a veces ni yo lo hago, en caso de hacerlo (o de no) me gustaría saberlo, dejame tus palabras.

Gracias por leerme 🙂

Menea la mente

y ahora

Pensaba comenzar escribiendo algo como “me gustaría detener este momento y guardarlo en un frasquito para así poder ver este sol siempre que lo necesite” y luego reflexioné: realmente no quiero capturar este atardecer ni detener el sol o los pájaros, me gustan libres y salvajes. Si pudiera observarlos a mi antojo y ser poseedora de tal belleza seguramente el sol no sería esto que veo, o lo sería pero no me interesaría absorberlo como ahora mismo.

Disfruto ver cómo la luz traspasa mis parpados y se entromete entre mis pestañas. Respiro hondo, percibo el olor del pasto y la tierra, húmedos y vivos. Siento la presencia de los canes que rotan el lugar de descanso siguiendo la última estela solar antes de que anochezca. Me llegan un mínimo perfume y recuerdo al té tibio que reposa a mi lado.

Amo todo lo que me rodea y no me interesa dominarlo, me impregno, abro mi ser a este momento y tomo lo que me da. Acepto la calidez del día y  me oscurezco suavemente con el cielo. Vuelo con el aguilucho hacia los pinos, enraízo mis pies en el césped fresco y renuevo el aire de mi alma aquí y ahora.

Uncategorized

Paisajes

Una noche como hoy en la que mi sangre ruje por tu sangre y mis navegantes y sinuosos vuelos mentales no dejan de arrastrarme sin piedad a una fotografía que refleja en tus ojos el mas hermoso de los brillos.

Suelto a borbotones todo el veneno que mi cuerpo contiene, escupo suave espuma cremosa que diluye todo a su paso.

La ciudad me acompaña en la furia, en el fervor. Alimenta esta sed interna que me obliga a jalarme la ropa para aliviar la presión. Casi al borde de la locura mi cerebro logra evocar tu rostro, imagino tu mirada expresiva y me dejo llevar.

El mar calmo y templado me roza los pies. Gaviotas revolotean y caminan sobre la arena húmeda. Un médano bañado por la luz dorada del intenso sol del desierto. El verde de los árboles del parque que visitamos solo una vez. El aire puro del bosque traido como en una capsula acude a mí al igual que otros miles de paisajes de paz que mi mente percibe solamente al recordar tu risa.

Uncategorized

Fuego

Mis ojos no ven la llama pero mi cuerpo entero la siente. Mi dedo pulgar presiona el encendedor sin intención alguna de detenerse.

Mi mano entera se abre y el encendedor calcinado cae a la cama prendiendo suavemente la sábana ajustable. 

Me río. Mis ojos no ven la llama pero mi cuerpo entero la siente, la cama ardiendo se chamuzca y cruje al compás del fuego. Mi cabeza se levanta, recorro la habitación violeta con la mirada. 

Me río. El cuarto es naranja, amarillo y negro ahora. Mis libros festejan la liberación, mis cosmeticos y perfumes se derriten haciendo pequeñas y grandes explosiones, de la cama ya nada queda. Miro la ventana con sus cortinas ennegrecidas, se consumen cada vez mas rápido. Me río.

Mis ojos ahora ven la llama pero la llama me siente a mí, me abraza y me recibe en su interior. Me río y me fundo con ella.