Uncategorized

¿Por qué no me levanto?

Me encuentro sentada en mi cama escuchando música y meneando la mente. Ayer fue el día de la mujer, estuve bastante rara e irascible. Me acosté y no logré dormir sin cuestionarme ¿porqué me pongo mal cuando alguien me cuenta de una marcha, de una injusticia del gobierno o de una persona retrograda que comenta tonterías y descifré que estoy enojada porque no entiendo qué estamos haciendo los humanos.
¿me pregunto qué será de nosotros dentro de cuarenta años?
Siento que desde hace siglos el mundo y la gente aprende y recién ahora comprendo que nunca dejará de ser así. Es parte de la evolución. Tal vez el día de mañana la lucha no sea por el dinero y las tierras. Tal vez el día de mañana todos los niños del mundo tengan un hogar y un entorno sano y saludable. Las calles estén libres de basura, de autos invasivos y de animalitos abandonados y maltratados. Tal vez ni siquiera exista el ser humano como lo conocemos hasta ahora.
Realmente me pregunto qué será de nosotros en pocos años…  ¿te pusiste a pensar que cuarenta años no es ni siquiera una octava parte de la existencia del universo? No es nada.
¿Te diste cuenta alguna vez que esa luna que mirás por la ventana mientras fumas o tomas un vino, esa circunferencia blanquecina es parte de algo mucho mas inmenso que vos? ¿pensaste que no somos ni siquiera polvo acumulado en un rincón de la casa? No somos ni un granito de arena en el espacio exterior.
Adoro este momento de mi vida donde recuerdo lo vasto que es el universo y me dejo de boludeces y superficialidades para mirar a mi al rededor y ser consciente a un nivel que nunca pensé.
¿cómo seguimos día a día dándonos duchas innecesarias cuando hay gente que con esa misma cantidad de agua les darían una alegría inmensa a sus hijos? ¿cómo podemos criar a nuestros hijos para que ellos elijan dejar de lado las verduras porque prefieren comer la carne? o peor, no comen porque se llenaron de golosinas. ¿Porqué permitimos esas pequeñas cosas que forman humanos egoístas, consumistas y destructores?
¿porqué gastás dinero que te costó meses conseguir para comprar un televisor que no necesitas y ver la programación tóxica e involutiva que te muestran?
Vas a decirme que son gustos que te das por laburar tan duro durante todo el año, vas a insistir con que nació de tu mente la idea de tener un buen aparato donde ver fútbol… y no voy a creerte. Voy a insistir yo, pero para que, aunque sea, consideres la posibilidad de estar equivocado. Para captar que esa necesidad no sale de tu interior para llenarte, lo hace para mantenerte enganchado al mercado universal que te genera la adicción a comprar cosas nuevas e innovadoras que realmente no necesitas, a demostrar que lo tuyo es mejor que lo del vecino y que como laburas como un esclavo todo el año tenés el derecho de gastarlo en lo que quieras… ojo, no digo que no tengas derecho a hacerlo, digo que en verdad no deberías vivir alienado y sometido por un jefe que te maneja como si fueras un robotito. No deberías tener que pagar un paquete de miles de dolares para irte quince días a Brasil, podrías estar viajando todo el año, conociendo y ampliando tu mente, enriqueciéndote de nuevas culturas, comprendiendo al mundo y a sus habitantes, comprendiéndote a vos. ¿porqué permitís que la gente te diga si podes o no amar a alguien de tu mismo sexo? ¿porqué avalas que existan creyentes fanáticos que impongan que vestirse del sexo opuesto es pecado? ¿porqué cuando algún conocido tuyo discrimina a alguien por “puto” “negro” “gordo” te reís sin mas?

El poder lo tenés en tus manos, lo tengo yo en mis manos, lo tenemos todos. Está en nosotros, humanos pensantes, levantarnos y tomar las riendas para llevar la carreta hacia otro camino mas saludable y, sobre todo, mas vivible. Nosotros podemos salir de esa capsula brillante y luchar por un mundo mas comunitario y consciente, podemos educar y demostrar que nada está perdido y que uno es dueño de lo que hace, que uno cosecha lo que siembra¿porqué no nos levantamos?

Anuncios
Uncategorized

Espero

Espero que sea una noche tranquila y solitaria. Salgo a sentarme entre las plantas y mis ojos se van hacia el cielo en busca de la luna. Un angelito blanco se sienta a mis piernas y me dá calor. Le acaricio la cabeza y cierro los párpados. De repente, con paso lento pero decidido viene hacía otro ángel que se sienta a mi derecha y me cuida de la gente que pasa por la calle y me observa. A éste no le gustan los extraños, él prefiere estar en familia, enseñar a los jóvenes y recibir cariño como un anciano.

Miro el camino desértico y floto.

Mis pies desnudos sienten la brisa suave y fresca. Una estrella me roza el cabello y deja pequeñas partículas brillantes en el aire.

¿Quién es aquel ser que vislumbro entre las hojas? Sé que me ve pero no encuentro sus ojos. Sé que si lo llamo pasará a ser parte del cielo infinito y quedaré a la deriva como antes de saber de su existencia. Por eso, lo sigo en absoluto silencio y con extremo cuidado.

Cuando él lo decida, mis manos rozaran su paz y me traspasará un velo susurrante y sereno que sacará de mí todo lo inservible y me dotará de luz y parsimonia.

Literatura·Uncategorized

Noche fría

Es de noche, estoy en mi ventana observando la quietud de la calle. En mis manos sostengo un cigarro armado recientemente. Mi casa duerme pero yo no. Mi mente está ansiosa e inquieta. El cigarrillo se consume a la par que mi boca lo besa. El humo asciende girando y flotando. Se detiene un instante y continua su camino hacia la nada y el todo.
Es una noche de verano bastante fría.
¿Está loco el clima? No, la loca soy yo. El frío me sale del alma, que se cansó de gritar lo que anhela y no le doy.
Cuesta horriblemente dejar todo y  marchar. Cuesta horriblemente levantar los pies y retomar mi camino.

 

Uncategorized

Fuego

Mis ojos no ven la llama pero mi cuerpo entero la siente. Mi dedo pulgar presiona el encendedor sin intención alguna de detenerse.

Mi mano entera se abre y el encendedor calcinado cae a la cama prendiendo suavemente la sábana ajustable. 

Me río. Mis ojos no ven la llama pero mi cuerpo entero la siente, la cama ardiendo se chamuzca y cruje al compás del fuego. Mi cabeza se levanta, recorro la habitación violeta con la mirada. 

Me río. El cuarto es naranja, amarillo y negro ahora. Mis libros festejan la liberación, mis cosmeticos y perfumes se derriten haciendo pequeñas y grandes explosiones, de la cama ya nada queda. Miro la ventana con sus cortinas ennegrecidas, se consumen cada vez mas rápido. Me río.

Mis ojos ahora ven la llama pero la llama me siente a mí, me abraza y me recibe en su interior. Me río y me fundo con ella.

Uncategorized

Ruedo

Subí a un auto que no era para mí. Miré el sms y supe en ese mismo momento lo terrible de mi situación.

La ruta es lisa, el viento logra apenas colarse por la ventana. Me sofoco, busco aire nuevo, aire puro para limpiar mis pulmones del fétido olor que despide el maldito auto.

Sigo, en silencio, analizando las posibilidades,algunas descabelladas otras fatídicas.

No sé cómo salir de esta. Temo, pienso, temo, resuelvo. 

Mi cuerpo rueda sobre el cemento, siento mi piel limarse con el suelo arenoso y duro. El aire es pesado ahora, no llega lo suficientemente rapido a mis pulmones. Ruedo rapido, no puedo detenerme mientras giro en la acera. Dudo seriamente si sobreviviré o no. Por un mínimo instante me siento arrepentida de haber abierto la puerta, de haberme lanzado al vacio y a mi suerte. Luego recuerdo, no tenía mejor opción.

Uncategorized

Viva?

¿qué te pasa? ¿por qué estás así? ¿por qué decís esas cosas?

No sé, no sé nada.

Me preguntan porqué soy así, porqué reacciono de esta manera. Me preguntan porqué estoy deprimida, porqué estoy cada vez mas aplastada contra el suelo. Me dicen que tengo que dejar de ser tan dramática.
Paro de contar mis problemas… porque soy dramática, porque ellos no quieren saber, porque les molesta escucharme decir lo sola que me siento, lo triste que estoy. No pueden entender que me levanto todos los días como si tuviese que asistir a un funeral, no comprenden mi neutralidad, mi desgana para todo.

Me preguntan qué me pasó de chica, cómo me criaron, qué me hicieron para que yo odie la vida como la odio. Me dicen que a pesar de todo tengo que seguir adelante, caminar erguida y sin miedo, afrontando mis problemas.
Les digo que cómo hago eso si no sé siquiera cuál es mi problema. Siempre me sentí así, siempre tuve este vacío dentro mío. Desde que tengo noción ésta ausencia me atormenta. A veces puedo apaciguarla, a veces puedo hacer como si no existiese… pero dura unos pocos días, tal vez semanas (con suerte).

No, ya probé con ser optimista.
No, no es solamente una fase.
Decidí que ya no quiero luchar, no quiero saber qué será de mí dentro de unos años, eso no me preocupa, me tiene totalmente sin cuidado. No me interesa saber de nada, no quiero saber sobre la actualidad, no me importa cómo está mi familia, no me importa qué es de mis amigos. No me interesa nada, todo perdió sentido para mí… o tal vez nunca lo tuvo.

Hace días pienso en eso… en que no tengo recuerdo de haber tenido alguna vez en mi vida una pasión verdaderamente profunda.
Nunca nada me llenó, nunca nadie logró hacerme sentir como tanto esperé, nunca quise realmente cumplir una meta. Actué de acuerdo a lo común, hice lo que se suponía que debía hacer. Fui al colegio, estudié, hice muchísimas cosas entre ellas artes marciales, baile, canto, patín. Nunca nada de eso me hizo sentir suficiente, siempre me sentí torpe, ignorante, incapaz. Sí, sé que solo yo puedo cambiar eso, pero no quiero, no tengo ganas. No me importa esforzarme para lograr algo, no quiero mejorar, no quiero empeorar. Solo existo, respiro, me alimento. Existo para que la gente que me quiere no me moleste, para que crean que estoy bien, que voy tirando. Para que me dejen estar.

¿cómo sigo así? ¿hasta cuándo tendré que actuar?
Estoy cansada, las razones para existir se me acaban, pierden su fuerza. No quiero buscar otras, no quiero. No tengo miedo, no tengo amor, no tengo alegría ni tengo tristeza. No siento nada mas que este vacío insoportable que me consume. Lo siento en todo mi cuerpo latiendo cada vez mas fuerte, haciéndose denso y pesado. Siento cómo invade cada recoveco, tapa mis venas, cubre mis huesos, tensa todos mis músculos. Ya no quiero luchar contra él, no quiero hacerle frente, quiero que me apague lo mas pronto posible. Quiero que se apure y me aniquile, quiero que por fin termine de dominarme y poder ser libre, poder dormir y descansar por siempre.