Ruedo

Subí a un auto que no era para mí. Miré el sms y supe en ese mismo momento lo terrible de mi situación.

La ruta es lisa, el viento logra apenas colarse por la ventana. Me sofoco, busco aire nuevo, aire puro para limpiar mis pulmones del fétido olor que despide el maldito auto.

Sigo, en silencio, analizando las posibilidades,algunas descabelladas otras fatídicas.

No sé cómo salir de esta. Temo, pienso, temo, resuelvo. 

Mi cuerpo rueda sobre el cemento, siento mi piel limarse con el suelo arenoso y duro. El aire es pesado ahora, no llega lo suficientemente rapido a mis pulmones. Ruedo rapido, no puedo detenerme mientras giro en la acera. Dudo seriamente si sobreviviré o no. Por un mínimo instante me siento arrepentida de haber abierto la puerta, de haberme lanzado al vacio y a mi suerte. Luego recuerdo, no tenía mejor opción.